top of page
  • Foto del escritorAndres

La Desidia de Panamá: un contrato minero que revela la falta de acción del pueblo.

En el corazón de Centroamérica, donde la exuberante belleza natural se entrelaza con una rica historia, se encuentra Panamá, un país bendecido por sus recursos naturales y una ubicación estratégica. Sin embargo, detrás del resplandor de su paisaje y la promesa de prosperidad, se oculta una sombría realidad. La desidia de Panamá, reflejada en un controvertido contrato minero, ha llevado a una situación alarmante en la que la corrupción se adueña del país y el pueblo observa en silencio.



Panamá, un país rico en recursos naturales y belleza escénica, se encuentra atrapado en una espiral de corrupción y falta de acción ciudadana que amenaza con agotar sus recursos y perpetuar la desigualdad. La situación se ha vuelto más evidente con un contrato minero que ha expuesto la indiferencia del pueblo panameño hacia sus propios tesoros naturales, mientras algunos políticos y empresarios se benefician de manera desmesurada.


La minería, una actividad con profundas implicaciones ambientales y sociales, ha sido un tema candente en Panamá durante años. A pesar de las advertencias sobre los peligros ambientales y la falta de estándares adecuados. Esto ha dejado al país en manos de una empresa minera que no cumple con estándares ambientales aceptables, amenazando así la salud de la tierra y sus habitantes, ya que estos mismo pueden ser expropiados de sus propias tierras, lo que hace pensar ¿quien es dueño del suelo panameño la Minera o el estado ?


La falta de capacidad de los políticos y sus asesores para negociar acuerdos justos y sostenibles se hace evidente en este contrato. Entregar un país a la merced de una empresa sin una supervisión adecuada demuestra una falta de responsabilidad por parte de quienes fueron elegidos para proteger los intereses de la nación, para políticos involucrados se retiren con los bolsillos llenos, es un golpe bajo para la confianza pública y para el futuro de las próximas generación que ya viene bien malo.


La gestión de los recursos naturales es esencial para el bienestar de cualquier país, y Panamá no es la excepción. Regalar el acceso a estos recursos a una empresa minera mientras se ignora la necesidad de agua potable para la mitad del país y el funcionamiento del Canal de Panamá es un acto de negligencia sin precedentes. La falta de prioridad hacia la necesidad de agua y la protección del canal demuestra un enfoque miope en la obtención de ganancias a corto plazo en lugar de considerar el bienestar a largo plazo de la nación.


Sin embargo, la responsabilidad última recae en el pueblo panameño. La falta de protesta y acción ciudadana ante estas preocupaciones críticas ha perpetuado la corrupción y la mala gestión. El apego a los bonos solidarios ha distraído a la población de cuestionar la dirección del país y ha tenido un alto costo para las futuras generaciones.


Panamá se encuentra actualmente en una situación alarmante. Sus estándares de salud, educación y infraestructura son inaceptablemente bajos, comparables a los de países en desarrollo. La tasa de embarazos en adolescentes es alarmantemente alta, y el país lucha con la propagación del VIH. La falta de acción y apatía hacia estos problemas es una mancha en la historia de Panamá.


Para cambiar el rumbo de este país, es imperativo que los panameños se levanten y exijan responsabilidad a sus líderes. La próxima generación debe ser educada y empoderada para tomar medidas y garantizar un futuro mejor. La indiferencia y la pasividad solo perpetuarán la desidia que ha llevado a Panamá a su situación actual. El país y sus recursos merecen una gestión adecuada y un compromiso ciudadano con la justicia y el bienestar de todos.



Es doloroso ver cómo durante décadas el pueblo panameño ha permitido que unos pocos manejen el destino de la nación. La brecha entre ricos y pobres se ha ampliado, y la clase media está desapareciendo gradualmente. El turismo, que podría ser una fuente de prosperidad, se encuentra en declive debido a la falta de inversión y la falta de seguridad jurídica para las empresas multinacionales.


Los políticos aparecen en los medios de comunicación proclamando que todo está bien, pero la realidad es que no vemos mejoras significativas en la vida de la población. Las multinacionales están abandonando Panamá debido a la falta de estabilidad en las políticas gubernamentales. Un gobierno abre las puertas a una empresa, y el siguiente gobierno les retira todo sin justificación.


La corrupción y la ineptitud de los políticos están causando estragos en la nación. La educación es deficiente, con escuelas en condiciones precarias en todo el país. La falta de agua para la población, como se ve en Chorrera, contrasta con la disponibilidad de agua para la minería. No hay recursos para la educación sexual, pero sí para campañas publicitarias políticas que engañan al pueblo.


Sin embargo, no todo está perdido. Hay personas valientes que se levantan y luchan por un país digno. Luchan por un Panamá en el que la gente pueda tener acceso al agua en sus hogares, donde los niños puedan asistir a escuelas decentes y donde las niñas no estén expuestas a situaciones de riesgo. Panamá merece mucho más de lo que está experimentando en la actualidad.


Este país es impresionante, pero el pueblo panameño lo ha dejado caer en la desidia y ha caído en la trampa de un bono solidario. Panamá merece más que políticos corruptos que saquean las arcas del Estado para llevar una vida de millonarios mientras el alma de las comunidades más vulnerables se desvanece. Es hora de despertar y exigir un Panamá mejor, un Panamá que refleje su verdadero potencial y se enorgullezca de su herencia y su pueblo.


Felicidades a quienes luchan incansablemente por una Panamá digna. Son héroes anónimos que defienden sus derechos y se niegan a entregar su país a manos corruptas. Su valentía y determinación son una luz en medio de la oscuridad, inspirando a otros a unirse en la búsqueda de un futuro mejor. En un mundo donde la apatía a menudo prevalece, ustedes son un ejemplo de que la voz del pueblo puede hacer la diferencia. Sigamos adelante, unidos en esta lucha por una Panamá justa, transparente y próspera. Su compromiso es un faro de esperanza para todos nosotros.

Nota: Este es un resumen para los que no leen:


Es hora de que el pueblo se saque el dedo y deje atrás la pasividad.Es hora de mirar hacia el futuro y no depender de un bono de $150 que apenas cubre los gastos básicos, como la factura de luz. Debemos exigir escuelas de calidad para las próximas generaciones y asegurarnos de tener acceso a agua en nuestros hogares. Más importante aún, es hora de reconocer que mientras a nosotros nos otorgan $150, los políticos se embolsan 200 millones sin hacer nada. Con este artículo, no pretendemos promover la violencia ni la organización de marchas, sino fomentar una profunda reflexión sobre la actual situación de Panamá.



Comments


Descubre más artículos

bottom of page